jueves, 4 de octubre de 2012

GYMNOPÉDIES


Fauno contempla a ninfa dormida 
 Picasso 1946

En una ocasión, Alejo Carpentier escribió: "Ved algunos dibujos de Picasso. Comprenderéis las Gimnopedias." Hoy podremos comprobar esa acertada apreciación aquí si observamos atentamente la imagen superior y aprestamos el oído.


Algunos se preguntarán qué son las Gimnopedias. Pues bien; las Gimnopedias son tres breves piezas pianísticas -  probablemente las más conocidas junto con las Gnossiennes -  compuestas por el compositor francés Erik Satie  en torno a 1888. 
Satie (1866-1925),  desarrolló su carrera musical paralelamente a la del famosísimo Debussy y,  aunque  más modestamente, ejerció una importante influencia sobre sus contemporáneos debido a las  novedades que aportó y a las características esenciales de su estilo. Entre esas características hay que destacar las frases breves  repetidas una y otra vez,  una  linea melódica de extraordinaria claridad y nitidez  - ondulante,  sinuosa, de "suave balanceo"- , unas armonías de carácter modal en las cadencias y unos esquemas rítmicos sencillos. A veces incluso, omite barras de compás, tempo y armadura. En fin, auténticas audacias para su tiempo.
Todo ello da como resultado una música libre de sentimentalismos, de artificios y  de cualquier elemento superfluo; una música de grave sencillez, consecuencia de la vuelta a los elementos básicos,  frente a las complejidades armónicas de los impresionistas del momento. (Ascetismo musical lo han llamado algunos).


Volvamos ahora sobre el dibujo de Picasso y sobre su también esencial, nítida y ondulante línea, mientras nos dejamos envolver  por las particulares y fantásticas sonoridades de las Gimnopedias.



Tenéis las partituras pinchando en  los enlaces. Gymnopédie nº1.   Gymnopédie nº2.  Gymnopédie nº3La primera y la tercera fueron orquestadas por Debussy.

Nota: las gimnopedias eran concursos atléticos que se celebraban en torno al s. V en Esparta y en los que - según nos informa  Pseudoplutarco - la música tenía un importante papel. De los faunos y las ninfas ya hemos hablado mucho. (Una vez más, queridos alumnos de 3º, Grecia por todas partes.)

Y para terminar, solo añadir que nuestro compositor de hoy fue un hombre de curiosa personalidad ¡que también hizo incursiones en  el cine!
Os invito a ver Entr'Acte, ejemplo de  dadaísmo cinematográfico dirigido por René Claircon música de Satie  (que además aparece en la filmación, al igual que los artistas Francis Picabia,  Marcel Duchamp y Man Ray).




Enlace interesantísimo:
Alfonso Vella: Yo me llamo Erik Satie, como todo el mundo  (Revista Musicalia nº1)

Bibliografía:
Machlis, Joseph: Introducción a la música contemporánea. Ed. Marymar. Buenos Aires
Mila, Massimo: Breve historia de la música. Ed. Península. Barcelona 2003
Carpentier, Alejo: Ese músico que llevo dentro

13 comentarios:

  1. Qué entrada más bella para un viernes de octubre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina; nos encantan los viernes, pero con música , mucho más. Te deseo un estupendo fin de semana :)

      Eliminar
  2. Sabrosas y delicadas miniaturas de austeridad espartana. Delicieux!
    Etéreos bicos, querida Lola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo describes estupendamente, José Manuel; son una delicia que, seguro, gusta a todo el mundo ¿verdad?
      Moitos bicos también para ti.

      Eliminar
  3. ¡¡Gracias, LolaMu!! ¡Qué agradable sorpresa ponerte a trabajar delante de la pantalla y encontrarse con esto! Efectivamente, el enlace de Alfonso Vella es muy interesante: yo desconocía muchísimas cosas. Me encanta Satie, me encantan sus contemporáneos y me encantan los charcos en los que se metían todos juntos como ese "Entr'acte" que desconocía y que refleja estupendamente ese espíritu creativo y juguetón de los años veinte. (Profe, yo quiero ir a tu clase ;-)!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a mí me encantan esa época y ese talante, Carlota. La entrada me va a servir para todos los cursos (rentabilizando esfuerzos, jeje). Está genial la peli ¿verdad?
      Veo que has madrugado; no trabajes demasiado que es domingo y disfruta mucho de lo bueno que tenemos al alcance. Besos y adomani.

      Eliminar
    2. Vaya, quise escribir a domani (eso me pasa por chulita, jajaja)

      Eliminar
  4. Las Gymnopedies y las Gnossiennes me encantan, Lola, están llenas de sugerencias, pero hoy ya has puesto lo que me quedaba por ver en la vida: una película dadaísta, los pololos de una bailarina barbuda en contrapicado y un entierro con jamones, roscas de pan y un camello que acaba por convertirse en la maratón (¡venga Grecia!). Es que en este blog se aprende mucho. Por cierto: la película es de 1924, "Un perro andaluz" es de 1929, y luego está todo lo de Buñuel que vendría después. ¿No hay cosas en esta película que recuerdan a Buñuel? La deuda del surrealismo con el dadaísmo se ve clara. Yendo más lejos y a vueltas con el "Hermano Lobo": soy un gran admirado de Ops (que ahora es El roto) y he visto en esta película cosas que me lo han recordado mucho. Perdona la brasa, muy bueno el artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Guachi por el piropo y por la contribución (de brasa, nada, al contrario). Yo no sabía que El Roto había sido Ops, mira tú; está claro que con esto del "blogueo" aprendemos mucho todos, es genial. Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  5. LolaMU:
    Me he dado cuenta de que no te había dejado un comentario. Pero, ¿qué quieres? me pones a Satie, esta película tan curiosa y a uno se le fue el santo al cielo. Me has tocado directamente la fibra.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Enrique; no hubiera pasado nada...ejem...(qué mentirosa soy; siempre echo de menos tu comentario cuando te retrasas...me tienes muy mal acostumbrada, je, je). Te doy las gracias por tus palabras una vez más y te mando muchos besos.

      Eliminar
  6. La línea en el papel y la línea sonora tienen la misma naturaleza. La sencillez de lo puro, de lo diáfano. Hay un goce inevitable. La delgadez de la belleza se acentúa con la limpidez.

    Hermosa entrada y esa película, que por supuesto no conocí, me tiene fascinado. El dadaísmo era totalmente contestatario. Alimento del surrealismo sin lugar a dudas. La alusión a Buñuel es acertadísima.

    Abrazos da- dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdaderamente hay una similitud evidente y preciosa que has descrito con poéticas palabras Sergio. La película ha sido un estupendo descubrimiento para todos; habrá que seguir investigando. Melódicos abrazos.

      Eliminar