miércoles, 24 de agosto de 2011

MÚSICA...¿PARA DORMIR?




Amor dormido (Il Volterrano). Fresco del Palacio Pitti)







"El médico japonés Takuro Endo, que se ha especializado en la neurociencia del sueño, asegura que existen tres categorías musicales: melodías que "encienden nuestra imaginación"; canciones relajantes; y música que, escuchada durante diez minutos, reduce la velocidad de nuestro cerebro hasta llevarnos a la inconsciencia."

(Música para dormir: revista Muy interesante)


Vemos que constantemente se realizan estudios a propósito del efecto de la música sobre el descanso y el sueño. Precisamente con ese fin parece que fue compuesta la obra que vamos a escuchar hoy, o al menos así nos lo cuenta Johann Nikolaus Forkel, el primer biógrafo de Juan Sebastián Bach, aunque en la actualidad resulte más que dudosa la historia.
Según Forkel, el Conde Hermann Carl von Keyserlingk, que padecía de insomnio, encargó al compositor una obra musical; esta sería interpretada por el joven y más que diestro clavecinista de su corte, Johann Gottlieb Goldberg (de ahí su nombre), bien para favorecer su descanso bien para entretener sus horas de vigilia. El hecho es que ahí están las Variaciones Goldberg.


Antes de continuar recordemos que el tema con variaciones consiste básicamente en la presentación inicial de un tema musical que se modifica, adorna y transforma en sucesivas interpretaciones, pero siempre respetando la armonía original.

En las Variaciones Goldberg, el tema inicial es una aria (zarabanda = danza lenta de origen renacentista), famosísima como podréis suponer, a partir de la que se desarrollan treinta variaciones compuestas sobre el bajo (la melodía más grave, que podéis observar en el enlace). Se publicaron en 1742 como parte del Clavierübung (Ejercicios para teclado). Las variaciones, armónicas y del más puro estilo contrapuntístico (prometo explicar el "contrapunto" próximamente), se agrupan de tres en tres siendo la última de cada grupo un canon. Analizada la obra encontramos una perfecta estructuración con piezas de gran complejidad; una obra magníficamente organizada en las que los números y la simetría nos sorprenden a cada paso.


Escuchemos en primer lugar la maravillosa Aria inicial interpretada al clave - instrumento original para el que fue compuesta - por Pierre Hantaï.




Aquí podemos escuchar hasta la séptima variación en la mítica interpretación de Glenn Gould, un genio del piano.




Esta obra también ha sido utilizada en el cine; veamos dos ejemplos de ello; dos famosas películas a cuyos no menos famosos protagonistas les encanta Bach. En este primer e inquietante vídeo puede escucharse el Aria inicial.




En estos otros, "si sois pacientes", podréis reconocer el aria (primer vídeo) y la primera de las variaciones (segundo vídeo). Escuchad atentamente.







La obra completa la tenéis en este programa de rtve del que ya somos habituales: Los imprescindibles.
Y para los más recalcitrantes enlazo también, de Té para tres (otro programa radiofónico), el titulado "Las mil y una Variaciones Goldberg", donde podemos escucharlas en distintas versiones: para clave (con Gustav Leonhardt, al que ya conocéis), piano (Glenn Gould), órgano (Erik Feller), arpa (KatrinFinch) y trío de cuerda (Dimitri Sitkovetski).


Como podéis ver, hay títulos aparentemente anecdóticos e intrascendentes que sin embargo esconden tras de sí obras extraordinarias y fascinantes, misterios insondables; dicen que las apariencias engañan y esto es lo que sucede con las famosas Variaciones .

Espero que lo disfrutéis


Para más información, estos enlaces:

Las Variaciones Goldberg y los números (Artículo de Pablo Ruibal Armesto)
Artículo de Wikipedia

12 comentarios:

  1. Posiblemente, desde los tiempos de Pitágoras -si no antes- la medicina ha venido estudiando los efectos de la música sobre el ser humano (sin contar aquéllo de que "la música amansa a las fieras") de forma más específica, sobre la salud. Y dormir bien es esencial para la salud.
    Yo añadiría algunas categorías más a las descritas por el Dr. Endo; aunque no soy experto en el tema. Pero, de forma empírica -como insomne reconocido- he podido comprobar que ciertas melodías facilitan agradablemente el sueño, y tengo mi propia discoteca para ello.
    Las "Variaciones Goldberg" me parecen muy indicadas y las uniré a dicha discoteca. Ahora no me he dormido principalmente, por la amenidad del texto, y luego porque quién se duerme recién visto el caníbal en acción... ¡Excelente película la de "El paciente inglés! Casi tanto como esta entrada, amiga Lola.
    ¡Enhorabuena por la entrada! Buen curso. Y un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Francisco: me hubiera gustado poder transmitir lo que esta obra encierra en realidad pero es demasiado complicada como para explicarla en un espacio como este. Lo bueno es que, una vez más, su belleza nos permite disfrutarla a todos, sepamos música o no. Por otra parte, ya sabe que me encanta que nos aportes el punto de vista médico.
    Muchas gracias por tus palabras y por los buenos deseos para el curso; lo mismo te deseo yo.
    Un beso, doctor.

    ResponderEliminar
  3. Este muy interesante tema entronca de algún modo con la musicoterapia, querida Lola, y en el caso que apunta Francisco con su aplicación al insomnio. Pero no sólo ha de tenerse en cuenta la melodía, sino también el ritmo y la armonía. Recordemos que la melodía incide sobre “cerebro emocional” (cuerpo calloso y sistema límbico), el ritmo sobre el “cerebro básico” (tronco cerebral y sistema reticular) y la armonía sobre el “cerebro cortical o racional” (hemisferios cerebrales). Es decir, tres niveles cerebrales para aplicar respectivamente ritmoterapia, meloterapia y armonoterapia. Supongo que las magistrales variaciones Goldberg deben de tener una aplicación total, o al menos “tridimensional”.
    Variados bicos y a la espera del contrapunto.

    ResponderEliminar
  4. LolaMU:
    Te puedo asegurar que yo no me he dormido, pero como hemos hablado muchas veces, la influencia de la música sobre el ánimo de uno, son infinitas. En este caso ha tenido u8n efecto sedante que nunca soporífero. Y de lo que más me ha maravillado es ver como un pianista, como Goldberg, parece que se afana como si fuera un principiante, entregando todo por la opbra y al final me daba la sensación de que ésta se había a dueñado de él, quien a su vez se iba asombrando de lo que salía del piano, como si él mismo no supiera lo que venía después. Bueno, no sigo, porque lo qiguiente va a ser ver elefantes a rayas por el pasillo de casa, y no sabes como lo dejan todo.
    Usad la música para sosegaros, calmaros, animaros, pero en lo que estáis ahora, como decía Pedro Romero, siempre para adelante, que los toreros con espada y muleta en la mano, nunca deben retroceder. Y vosotros tenési ambas coas y además la razón.
    Muchos besos a todos y a la que viene luego a casa, también.
    PD:
    Perdón por mi retraso en la visita.

    ResponderEliminar
  5. José Manuel: no deja de asombrarme la capacidad del ser humano, tanto para hacer música "tridimensional" como para descubrir y estudiar su influencia y efectos en la mente y el cuerpo. Tampoco deja de asombrarme lo que se puede aprender cada día. En cuanto a las terapias musicales te diré que me parece estupendo poder recurrir a una medicina tan barata y sin efectos secundarios; esta mañana voy a tomar una píldora de Clasicismo antes de ir al Instituto, mis nervios lo necesitan mucho tal y como está el patio, je, je.
    Bicos terapéuticos!

    ResponderEliminar
  6. Nada que perdonar Enrique; no se puede estar a todo y tú estás más que liado, lo sé. Ver y escuchar a Gould es toda una experiencia y es una suerte que existan esos vídeos en youtube y esas personas que los suben para disfrute de todos. En cuanto a lo de la lucha en defensa de nuestra enseñanza pública...tienes razón; vamos a necesitar sinfonías de gran envergadura y mucha melodía sabia para alcanzar cierta armonía. De momento, como sabes, la cacofonía es espectacular, ja, ja.
    Muchos besos y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Hola Lola!!!!No sabia que tenias blog!Me he metido en la pagina del instituto,y al ver que tenias enlace lo he visto,y por supuesto,nuevo seguidor que tienes ;) Me gusta mucho lo que escribes...!!Que grande es la Musica!!.Yo tambien tengo un blog.Alli encontraras algunas ilustraciones que hago( que por cierto,si algun dia quieres algo para tu blog,alguna ilustracion o lo que sea,dimelo y cuenta con ello ^^ )

    En cuanto comenceis,me bajo al insti a dar saludos.Se os echa de menos :(

    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Miguel Angel!! ¡Qué maravilla verte por aquí! Me alegro muchísimo de que me escribas; ya sé yo cuánto te gusta la música y estoy encantada de que a partir de ahora te asomes por aquí de vez en cuando a disfrutar de cosas buenas, je, je. Ahora mismo voy a visitar tu blog. Muchísimas gracias por el ofrecimiento ¡por supuesto que quiero una ilustración para ponerla aquí , en mi galería particular! Nos encantará verte por el Insti y saber cómo te va; también nosotros os echamos de menos a vosotros; ya verás, estamos en plena movilización!
    Muchísimos besos!! No tardes en volver!=)

    ResponderEliminar
  9. Querida Lola, como se suele decir, lo urgente quita tiempo para lo importante. En este caso, la " cosa" no solo es urgente, también importante. Gracias por poner el enlace para escuchar la obra completa, un remanso de paz entre tanto ruido. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Brillante y muy interesante como siempre, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Tú lo has dicho Carlota: urgente e importante es la "cosa" en la que estás. Por cierto que no sabes cuánto te agradezco y cuánto admiro el empeño y el trabajo que realizas cada día. Solo espero poder estar yo a la altura.
    Muchísimos besos.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Melovida; es un lujo contar con tu presencia y con tu blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar