martes, 19 de abril de 2011

LAS ÚLTIMAS PALABRAS Y EL TERREMOTO

Retrato de F. Joseph Haydn (1791)
por John Hoppner


"En la opinión del siglo XVIII, la música sacra y el arte religioso en general, debían proporcionar un marco, un fondo bello para la ceremonia divina."

(Reinhard G. Pauly. La música en el período clásico)


Precisamente eso debió pensar el padre José Sáenz de Santamaría, director de la Hermandad de la Santa Cueva en Cádiz, cuando en 1785 encargó a Joseph Haydn la obra musical que escucharemos hoy. El compositor - de enorme fama y reconocimiento en aquellos momentos - aceptó el encargo. El Viernes Santo de 1786 se estrenó en el Oratorio de la Santa Cueva la citada obra religiosa que alcanzaría mucha fama y que se conoce como Las siete últimas palabras de Cristo en la Cruz.

Se trató, en primera instancia, de una obra orquestal destinada a acompañar o "ilustrar" musicalmente la predicación de las siete palabras de Cristo que cada Viernes Santo se realizaba, y digo en primera instancia porque el propio compositor nos dejaría dos versiones más, una para cuarteto de cuerda escrita un año después y otra para coro y orquesta - o de oratorio - escrita en 1796.

La primera de todas - orquestal - consta de una introducción, siete sonatas - una por cada frase pronunciada - y el terremoto final.

Os propongo escuchar la última de las frases, "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu"(Lucas 23,46) y el terremoto, "La tierra tembló y se rajaron las rocas, se abrieron los monumentos y ...." (Mateo 27,52), en las tres versiones.

Instrumental
Séptima sonata y terremoto bajo la dirección de Jordi Savall:



En los dos siguientes vídeos, sendas versiones para cuarteto; en primer lugar el Navarra String Quartet interpretando la Sonata VII (incompleta)



... y "el terremoto", por el Arioso String Quartet (Presto e con tutta la forza)



Por último, el terremoto, con orquesta y coro.



A los melómanos os recomiendo la versión de oratorio completa, en el programa "Los imprescindibles" de Radio Clásica (13/02/10) en el que José Luis Nieto nos cuenta con detalle todo lo concerniente a la obra, a su encargo, a cómo se celebraba la ceremonia de las siete palabras en Cádiz allá por el siglo XVIII y a las impresiones e inquietudes de Haydn al respecto.


Cuando escribo esto veo que nuestro querido amigo José Manuel Brea ha decidido tocar el mismo tema, os enlazo su entrada Música para la Semana Santa.

Artículos interesantes:

La música de Haydn en las catedrales españolas. José López-Calo. MAR (Música de Andalucía en la red). Universidad de Granada

Franz Joseph Haydn y Cádiz. El encargo de las Siete palabras. Marcelino Díez Martínez.
MAR (Música de Andalucía en la red). Universidad de Granada

Las siete palabras de Haydn y su raíz española. Daniel López Fidalgo


Otros sitios de interés: Oratorio de la Santa Cueva Y Oratorio de la Santa Cueva

Entradas relacionadas:

LAS PASIONES DE J.S. BACH

11 comentarios:

  1. Completo análisis de las Siete últimas palabras de Cristo en la Cruz, querida Lola. Y ciertamente estamos en la misma onda.
    Tres versiones nada menos, orquestal, camerística y vocal. De ésta, en forma de oratorio, te agradezco especialmente el enlace a “los imprescindibles”, que con tu permiso aprovecho para mi espacio.
    Y ya que estamos con Joseph Haydn, te diré que estamos preparando (los integrantes de uno de los dos coros en que participo) su Missa Brevis. Para cantarla con orquesta.
    Un bico sin palabras.

    ResponderEliminar
  2. José Manuel, yo creo que RNE es una fuente que deberíamos aprovechar más ¿verdad?. Nunca he escuchado la Misa Brevis ¿de San Juan de Dios, quizás o es otra? pero estoy segura de que es preciosa y de que estarás disfrutándola muchísimo ¡y además con la orquesta, qué envidia! Qué pena estar tan lejos, compañero, y no poder escucharos. Se me ocurre que voy a buscarla ahora mismo en el archivo de la radio. Si la encuentro te lo haré saber.
    Sonoros besos para nuestro tenor favorito.

    ResponderEliminar
  3. Me voy a esos "imprescindibles", Lola. La pieza es una preciosidad: hace poco tuve oportunidad de escucharla al piano en la representación de una obra en el María Guerrro. Fue lo que me retuvo en la butaca, (es que la obra en cuestión fue un pestiño tremendo, compañera). Ya sabía yo que nos ibas a regalar algo precioso. Un beso, y sigue disfrutando de las vacaciones.

    ResponderEliminar
  4. Estoy segura de que te va a gustar -o de que te habrá gustado- el programa; se hace muy ameno escuchar las explicaciones y la música incluso mientras se hace otra cosa (como planchar, por ejemplo, je, je; yo hago con frecuencia...ambas cosas!). Por lo que cuentas fue una suerte que sonase Haydn en aquella obra, no hay mal que por bien no venga ¿no?
    Muchos besitos y que disfrutes tú también.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Lola, es la Missa Brevis que refieres. Una muestra en este enlace:
    http://www.youtube.com/watch?v=RkXB4szJtJM

    ResponderEliminar
  6. LolaMU:
    Ya sabes tú la capacidad de sacar comentarios a todo lo que nos enseñas, pero en esta ocasión no se me ocurre nada, solo he sido capaz de escuchar todos los vídeos y aunque fueran lo mismo, no me han parecido iguales y me han hecho disfrutar mucho. Sigo oyéndolos y me sigue encantando.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué maravilla, Lola! Esta entrada es excelsa. Acababa de conocer esta obra musical de Haydn gracias a nuestro amigo José Manuel... y me había impresionado.
    Lo que son las cosas, viviendo al lado de Cádiz, nunca había tenido noticia de ella. Muchas veces ignoramos lo más cercano; quizás, porque precisamente por esa cercanía no le damos importancia a lo nuestro. Hoy he estado hablando con amigos de Cádiz, que sí la conocían y que incluso han asistido a su interpretación: cosa que quiero hacer en cuanto sea posible. De momento, he disfrutado con todas las versiones que nos regalas tú y con los estupendos enlaces que has dejado aquí. El artículo de Díez Martínez me ha interesado especialmente.
    En relación con el tema, aunque sea de forma indirecta, me ha dado pie a obtener información sobre Goya que espero -más pronto que tarde- exponer en el blog.
    Por otra parte, hace un rato me acordé de tí. Estaba en la calle, viendo a mi "Prendi", cuando la banda le tocó música al compás de la bulería y el Cristo parecía que bailaba. Me hubiera gustado grabarlo para que lo escucharas, o mejor que hubieras podido "sentirlo" allí.
    Muchas gracias por el precioso regalo de hoy, y muchos besos profesora.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias José Manuel; no la encontré en RNE; ahora mismo voy a ver y a escuchar ese vídeo; eres un encanto.

    ResponderEliminar
  9. Pues de eso se trata, Enrique, de escuchar y de disfrutar de la música; te diré además que tu observación es excelente, parecen distintas y cada una tiene su valor como tiene su enorme valor el hecho de escuchar todos los vídeos; soy consciente de que con frecuencia me excedo en lo que a las versiones se refiere, pero...¡no lo puedo evitar! creo que completan y enriquecen. Muchos besos, mi melómano torero.

    ResponderEliminar
  10. Parece que algunos blogueros nos hemos puesto de acuerdo este año, Francisco. Lo bueno es que, entre todos, completamos las informaciones y acabamos aprendiendo un montón. Es bonito saber que algo tan próximo a uno - especialmente en tu caso - formó parte de la vida y de la obra de un genio de la música ¿verdad? Ya me gustaría saber lo que "se cuece" en la Santa Cueva este viernes (musicalmente hablando, je, je). Celebro que hayais podido ver el Prendi sin problemas, me hubiera encantado ver ese "baile" por bulerías; por aquí la cosa pinta cada vez peor, ha amanecido tronando y diluviando. Como verás podría seguir escribiendo hasta mañana...es genial estar de vacaciones!
    Muchas gracias a ti y muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Eva de 3ºB ESO:
    a) 10
    b) 10

    ResponderEliminar