martes, 28 de diciembre de 2010

LA MÚSICA DE LOS FARAONES



El egipcio, película sobre la obra de M. Waltari dirigida por Michael Curtiz en 1954

La fascinación que el Antiguo Egipto ejerce sobre muchos de nosotros, y a la que alude nuestra querida Carlota Bloom en su entrada "Cosas maravillosas" , es comparable a aquella, irresistible, que la bella Nefernefernefer ejercía sobre el joven Sinhué (arriba).
Nunca estuve en Egipto y sin embargo han sido muchos los momentos que he pasado completamente atrapada por su historia, su arte y su magia; el último de ellos tuvo lugar el pasado 22 de Diciembre, cuando visitamos la exposición de la tumba de Tuthankamon y sus tesoros.

Entre tanta maravilla pudimos ver algunos instrumentos musicales; concretamente sistros y trompetas. Sobre ellos y otros interesantísimos aspectos musicales os enlazo La música y la danza en el Antiguo Egipto, el estudio de Pilar González Serrano, profesora titular de Arqueología en la Universidad Complutense de Madrid . Os recomiendo su lectura; es muy ameno y completo.
Aunque sabemos que todos los grandes templos tuvieron su propia escuela de música, canto y danza y sabemos de la función y la importancia de la música, de sus aplicaciones y de sus instrumentos, no resulta tan fácil saber cómo sonaba exactamente. Sobre este particular y sobre la reconstrucción de las melodias hay que destacar los trabajos de dos musicólogos: el alemán Hans Hickmann y el español Rafael Pérez Arroyo .

De Hickmann os propongo escuchar la reconstrucción de una pieza para lira - junto al arpa, el instrumento de cuerda más utilizado - perteneciente a su trabajo titulado Music of the Ancient Sumerians, Egyptians & Greeks interpretado por "The Ensemble De Organographia".

De Pérez Arroyo escucharemos el Himno 567 de los Textos de las Pirámides perteneciente a su proyecto Music in the Age of Pyramids.






La magia de la música nos transporta de nuevo a lugares y tiempos remotos, fantásticos...como también lo hacen la literatura (véase En ocasiones leo libros) o el cine; a propósito de éste último, tenéis una estupenda relación de películas en el enlace: El Antiguo Egipto en el cine.

Y ya que hablamos de cine quisiera despedirme con las palabras de un gran cinéfilo y escritor que supo recrear como nadie ese mundo de faraones y más concretamente la época de Tuthankamón, su padre Akenatón y su famosa madre, otra Nefer-Neferu-Atón-Nefertiti (mucho menos fatal que la de Sinhué) que enamoró al mundo con "El amargo don de la belleza"(1996):

...Se alejaba (Nefertiti) sin mirar atrás, el manto ondeando entre las túnicas negras de su séquito, todos avanzando hacia la eternidad...Desaparece dejando en mi alma mil ecos de músicas perdidas, voces dolorosas de la historia, que incluso la historia ha de escondernos en las leyes implacables del olvido...

Pero no os preocupéis queridos lectores; como véis...nada se ha olvidado...

Pues desde los siglos más remotos está escrito:
el hombre teme al tiempo y el tiempo sólo teme a las pirámides.

No digas que fue un sueño
(1986)
(Terenci Moix)


ENLACES DE INTERÉS:
Pilar González Serrano: La música y la danza en el antiguo
egipto

Asociación Ibérica de Egiptología
Amigos de la Egiptología
Egiptología científica y divulgativa: "Reflexiones sobre la posibilidad de una notación musical en el Antiguo Egipto" por Agustín Barahona Juan.
Arqueoegipto

(Os he enlazado también la novela No digas que fue un sueño - preciosa por cierto - por si queréis devorarla estos días. ¡Que os aproveche!)

8 comentarios:

  1. LolaMU:
    Se me había escapado esta entrada, pero como el que busca encuentra, al final he podido disfrutar de la música de las pirámides. Que verdad es que Egipto te embruja y te atrapa de por vida y sueñas con ir allí para satisfacer este ansia, pero cuando vas ya no piensas en otra cosa que volver. Una vez que vuelves, durante muchos años sigues recordando los olores de cada momento, cada situación y cada sitio y quieres volver para mostrar a otros lo que tú viste. Yo me volvería ahora mismo a pasear por Luxor, a sentarme a orillas del Nilo y tomarme un te con una shisha (narguile).
    Besos

    ResponderEliminar
  2. A ti no se te escapa nada Enrique; la que si quisiera escaparse y recorrer todos esos lugares soy yo, sobre todo después de leer tu comentario. Mientras espero la oportunidad me mantengo con los reportajes, las lecturas y los relatos de vuestras experiencias; a ver si el nuevo año es más generoso y....En fin muchas gracias y muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué entrada más completa, Lola! ¡No le falta nada! Muy interesantes los enlaces (qué hallazgo esa relación de películas) y muy sugerentes la pieza para lira y ese proyecto de Pérez Arroyo: te lleva de un golpe a los pies de la Esfinge. Un beso y feliz y fecundo año nuevo, compañera.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Carlota; me ha gustado mucho buscar y encontrar el material. Las películas...¡para sentarse y verlas todas, ja, ja!
    También yo te deseo un felicísimo y fecundísimo nuevo año. Besos mil.

    ResponderEliminar
  5. Este seguidor del atormentado Sinuhé se inclina ante esta entrada y su autora como si de Amón o de Atón (da igual) se tratase, porque se ha sentido transportado al antiguo Egipto.
    ¡Que Isis te proteja, Hathor te guarde, Sejmet te cuide y el gran maestro Imhotep esté siempre pendiente de ti!

    ResponderEliminar
  6. ¡Y para qué quiero yo un Imhotep teniéndote a ti tan cerquita, Francisco! Muchas gracias por tus buenos deseos; yo te voy a encomendar a Thot, señor de la palabras divinas, para que te conserve el don del comentario oportuno y acertado, je, je!
    ¡Muchos besos y buenos augurios!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el antiguo egipto, siempre,desde niña me ha atraído todo lo relacionado con él,sobre todo el lenguaje que utilizaban y la música.
    Debo felicitarte pues los vídeos son muy bonitos y las imágenes que salen en él todavía más; espero que sigas poniendo entradas tan maravillosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Celebro mucho saber que también eres una enamorada de la cultura egipcia, Laura; la verdad es que no me extraña nada; como puedes ver somos muchos los que hubieramos deseado acompañar a Carter en sus excavaciones.
    Muchas gracias por tu comentario y un saludo. Vuelve pronto por aquí.

    ResponderEliminar