miércoles, 3 de noviembre de 2021

Todo pasa y todo queda...

... pero lo nuestro es pasar.


Con el sabio verso de Antonio Machado abro hoy esta entrada; yo no tengo palabras.  

Ayer se  terminó para mí la docencia en las aulas. Han sido estos últimos días de una intensidad emocional indescriptible; un cúmulo de sentimientos encontrados, de despedidas y regalos, de cartas de cariño y de abrazos que no hemos podido darnos pero que he sentido en el corazón.

Desde aquí quiero dar las gracias  a todos aquellos que han formado parte de mi vida docente a lo largo de más de treinta años. Ha sido esta una vida preciosa, instructiva y absolutamente enriquecedora que me ha hecho mejor persona. 

Reitero mi gratitud y mi cariño a todos los alumnos y alumnas que han sido, que fueron: os llevo conmigo.

Ha sido un privilegio y un honor trabajar en la enseñanza pública.

6 comentarios:

  1. Lola, la enseñanza pierde mucho... y tú ganas en calidad de vida. Aún recuerdo tus clases en el IES Antonio Gala, tu paciencia, tu entusiasmo y tu paciencia. Gracias por enseñarme claro de luna al piano en los recreos (mi espina clavada es haber aprendido a tocar el piano). Disfruta de cada minuto de tu nueva vida. Un abrazo enorme y con corazón. Miguel Ángel Barinaga Caballero

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Miguel Ángel; me encanta encontrarte aquí, es como recibirte en mi casa. Te vuelvo a agradecer tus palabras llenas de cariño. Supongo que me adaptaré rápido a la nueva situación aunque, de momento, se me hace muy extraño todo; no he hecho otra cosa desde los veinticinco años, jejeje. Te mando un grandísimo abrazo con todo mi cariño; tú estás entre los mejores recuerdos que tengo. Gracias por todo, corazón.
    PD: No te desanimes con el piano, ¡nunca es tarde para la música!

    ResponderEliminar
  3. ¡Por fin esta tortura de Blogger me ha dejado comentar en tu blog, Lola! Llevaba varios días intentándolo y no se abría la ventana, no sé por qué. La verdad, qué pena me das. Mira lo que te espera: se acabó el corregir, se acabaron las guardias, tendrás que vender el despertador, comprarte una hamaca para tomar el sol cuando te dé la gana, acostumbrarte al martini a las 13:30, a viajar cuando te apetezca, a ir a exposiciones, a museos, a conciertos o al cine cuando quieras... Tendrás que fastidiarte y mentalizarte con que a la playa no se va en julio o agosto, sino en junio, julio, agosto o septiembre... Un asco, te lo juro, y lo digo por experiencia, como ya sabes, pero no te preocupes, porque te acabarás acostumbrando. Un abrazo muy fuerte y felicidades.

    ResponderEliminar
  4. ¡Querido Guachimán! Tampoco yo podía responderte; no me deja hacer comentarios. espero que este sí se publique. Te diré que ya he empezado a experimentar algunas de las cosas que me explicas y parece que me adapto con rapidez a la nueva situación; es sabido que os profes (o ex-profes) tenemos gran capacidad de adaptación a todo tipo de circunstancias jejeje.
    Te doy las gracias de corazón por tu felicitación y te mando un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Buenos días! Caso no me creo que hoy pueda "comentar" para darte un beso en diferido y decirte que te echaré de menos como compañera virtual aunque siempre estará tu blog para leer y escuchar tus entradas. Que disfrutes de esta nueva etapa y si pasas por la sierra de Cádiz ya sabes a quién visitar.
    ¡Muchas felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mi querida Cristina! Siento el desastre de los comentarios; algo fallaba y he tardado un siglo en aprender a arreglarlo. Te agradezco muchísimo el cariño y los buenos deseos y ten muy claro que pienso avisarte si voy por allí, jejeje. De todas formas no quisiera dejar el blog así que podemos seguir siendo compañeras internautas aunque ya no lo seamos de profesión.
      Te mando, como siempre, un abrazo gigante y te vuelvo a agradecer tus palabras preciosas. ¡Muchos besos!

      Eliminar