martes, 19 de febrero de 2013

MODO MAYOR, MODO MENOR





Una tonalidad puede tener dos modalidades: mayor y menor
Lo que diferencia a un modo del otro es la distancia que existe  entre algunos de sus grados respectivos, es decir, entre las notas que forman la escala.
Todos sabemos ya que en el modo mayor (escala diatónica que solemos utilizar en clase) tenemos un semitono del III al IV grado (nota)  y  del VII al VIII grado (nota), y un tono de distancia entre todos los demás.


Sin embargo, esta disposición de los semitonos cambia en el modo menor, donde encontramos un semitono de distancia entre el II y el III y entre el V y el VI, y un tono  entre los demás.
El resultado de esto que parece tan complicado, es  una sonoridad diferente.


Con  los ejemplos que tenéis a continuación todo quedará más claro. Pulsad el botón de play y estad atentos.


Primero escucharemos la escala de Do mayor  seguida de un ejemplo melódico.


Ahora escuchemos la escala de Do menor seguida del mismo ejemplo melódico en modo menor. Ved que en la armadura de clave, al principio del pentagrama, tenemos tres bemoles. Éstos son necesarios para mantener y establecer la distancia adecuada (de tonos y semitonos) entre las notas, tal y como hemos explicado arriba.



 Escuchemos ahora la diferencia armónica (cómo suenan los diferentes modos en acordes)




Habréis observado que el modo menor parece tener un carácter más melancólico. Con frecuencia y desde antiguo, se lo asocia  con la tristeza frente a la "alegría" del modo mayor. Nadie como Beethoven para mostrárnoslo con su Bagatela WoO 54 en Do Mayor
Comprobaréis que tiene una forma ternaria en la que la primera sección, en Do mayor, se repite de nuevo una vez terminada la segunda sección  en Do menor. En el vídeo se aprecia muy bien.

Pinchando en el enlace se puede obtener la PARTITURA.

Y ahora un ejercicio. A ver si sois capaces de diferenciar el cambio de modalidad , de mayor a menor, en el primer movimiento de la Sonata en Sol Mayor Op. 14 nº2, también  de Beethoven.
La interpreta Alfred Brendel.


Pista: atentos al minuto 3,47  

   

 La reexposición del tema inicial la tenemos en el minuto 5,30.

Recomendaciones:
Magnífico "sitio" para los enamorados de Beethoven: El músico de Bonn. Una vez que entras, no puedes salir.

Entradas relacionadas: LA TONALIDAD

10 comentarios:

  1. Buena lección práctica.Y bello ejemplo beethoveniano.
    Bicos en modo mayor y menor, querida Lola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te diré José Manuel que es estupendo contar con recursos como los que encontramos en la red. Ese "noteflight" con el que he elaborado los ejemplos, sin ir más lejos, nos permite un montón de posibilidades. Solo hay que dedicarle tiempo...(a veces, por correr demasiado, metemos la pata y mira, cada ejemplo va a una velocidad distinta; no me dí cuenta y ahora me da pereza corregirlo).
      Moitos bicos para ti también.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias Cristina; tus palabras sí que son una delicia.
      Abrazos, compañera.

      Eliminar
  3. Lola Mu, un saludo mayor y no tengo empacho en decir que los bemoles siempre me han provocado una floración delicada. Sus indicaciones maestra las he seguido al pie de la nota. Quien me diera haber estudiado con usía. Cuando era rapaz mi maestra Beatriz Ávila Ortega era muy amorosa pero poca teoría, en fin eran clases particulares de piano. No se puede pedir mucho.
    Encantado con la clase, mis mayores dudas son menores con su modulación.

    Abrazos bien tonales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me haces sonreir Sergio.
      Me hubiera encantado. Estoy segura de que fuiste un aventajadísimo alumno, jeje. En cuanto a la teoría... no es lo que más seduce al alumno, la verdad, pero siempre hay preguntas que no deben quedar sin respuesta.
      Celebro saber que mi modulación ha resuelto algunas de sus dudas.
      Abrazos mayores y menores.

      Eliminar
  4. LolaMU:
    Hay muchos compositores que me gustan, muchos favoritos, pero quizá Beethoven sea el que más me llega. No sé el motivo, pero lo mismo me enciende que me serena, que me hipnotiza. Y muchas veces, cuando escuchaba una melodía y me ponía a investigar para encontrarla, la respuesta era Beethoven.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente, Enrique; a mi me sucede algo parecido. Hay en su música un imán que atrae poderosamente a según qué sensibilidades. Sería interesante hablar de lo que hace especial a Beethoven, de algunas de sus características, de sus sonoridades, de lo que identifica su obra y lo diferencia de otros.
      Me pondré a ello.
      Un beso.

      Eliminar
  5. ¡Esto es perfecto!
    Al fin encontré lo que necesito.

    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario; celebro haberte podido ayudar. ¡Saludos!

      Eliminar