jueves, 11 de marzo de 2010

ÉRASE UNA VEZ.....BEETHOVEN

"Un hombre de corta talla, de rostro muy rubicundo, ojos penetrantes y cejas pobladas, vestido con un larguísimo abrigo que le llegaba cerca de los tobillos... no obstante su desaliño general, había en esos pequeños ojos taladrantes una expresión que ningún pintor podría reproducir... La primera vez que le vi en Baden, sus blancos cabellos flotando sobre sus poderosos hombros, con esa mirada maravillosa - a veces frunciendo el ceño cuando algo le afligía, a veces prorrumpiendo en una risa forzada, indescriptiblemente penosa para quienes le escuchasen- me sentí conmovido como si estuviese frente a mí el Rey Lear o alguno de los antiguos bardos gaélicos."

(Sir Julius Benedict, 1823)Valga esta descripción que el joven compositor alemán Julius Benedict nos dejó, para hacernos una idea bastante aproximada de cómo debió ser este gran genio de la música que, como muchos sabéis, preside nuestra aula de Música.

Si recordáis, comenzábamos esta andadura bloguera con su famosa sonata para piano Claro de luna y su enorme carga de romanticismo y de ensueño. Hoy nos acercaremos a su música camerística (música de cámara; escrita para un pequeño grupo de instrumentos ) con una obra compuesta a finales de 1799 y estrenada en Viena el 2 de abril de 1800: El Septimino en mi bemol mayor Op. 20.
Escrita para siete instrumentos - clarinete, trompa, fagot, violín, viola, violonchelo y contrabajo - esta obra, que alcanzó una gran popularidad, es, como dice Edouard Herriot en su Vida de Beethoven, una despedida del pasado.
Beethoven se formó en el clasicismo y éste es el estilo que encontramos en su primera etapa, a cuyo final pertenece el Septimino; había heredado el estilo y las formas musicales de Haydn y Mozart, pero con su genialidad, transformaría esta herencia dando paso al romanticismo. "Hijo de la revolución francesa" vivió en una época de convulsiones políticas y sociales que le afectaron profundamente y que se harían sentir en su obra, como también se haría sentir la sordera que comenzó a manifestarse en 1798 y que se haría total hacia 1820. (Volveremos sobre éste tema tan definitivo y trascendente en próximas audiciones).
En cuanto a la obra que nos ocupa, añadiremos que fue dedicada a la emperatriz Mª Teresa y que se compone de seis movimientos. El tercero de ellos, Tempo di minueto, es el que vamos a recordar hoy; su melodía encantadora y desenfadada -como corresponde a un minueto-, es una muestra de la versatilidad de su autor. Posteriormente volvería a utilizarla en el segundo movimiento de su Sonata para piano Op.49 nº 2 .
La utilización de una una misma melodía o tema en mas de una obra, era relativamente frecuente entre los compositores del pasado y he querido mostrároslo con un ejemplo conocido.
Vamos a escuchar las dos, a ver a qué os suenan.
Para los "pequeseguidores", enlazo la versión más moderna.


Os dejo aquí enlazada LA PARTITURA de la sonata.

11 comentarios:

  1. Pues como van a sonar: estupendamente. Los que nos criamos con la famosa serie que enlazas la tenemos bien aprendida. ¡Viva Beethoven!

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, mi pequeña Carlota! ¡Qué tiempos aquellos!

    ResponderEliminar
  3. Érase una vez un planeta triste y oscuro... Preciosa música. Está claro que a los clásicos no sólo hay que leerlos; también hay que escucharlos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Claro que si, Biblos; ¡y para eso estamos aquí!

    ResponderEliminar
  5. Lola:
    Si dijera que este señor es mi favorito, igual parecería que soy un experto. Pues no soy un experto, pero es el que más me llena en más ocasiones. Y como ya sabes de mi manía de escuchar algo y buscarlo, por culpa del Septimino me encontré con la 7ª, que me maravilló igualmente. A mi esta música de hoy no me recuerda a ninguna serie, como yo soy mucho más joven no tengo ni idea de que exista "Érase una vez el hombre". Eso sólo lo sabéis quienes tenéis muchos años. Es lo que tiene ser tan jovencito. Os dejo, que me voy de botellón.

    ResponderEliminar
  6. Pues también en eso vamos a coincidir; Beethoven es el músico que hubiera querido conocer. En cuanto a la 7ª ¡qué descubrimiento ¿verdad?! No hay palabras. Bueno chavalín, te dejo con tu calimocho (o lo que sea), je, je.

    ResponderEliminar
  7. Que tiempos.........., que serie mas buena!!

    "Claro de Luna", "Para Elisa", y la "5º sinfonia"... que fuerza, "9ª sinfonia", la "3ª sinfonia", creo que de este genio me gusta casi todo, recuerdo unos conciertos a violin maravillosos pero no se que piezas eran.

    Energía para esta primavera que viene

    ResponderEliminar
  8. Podría ser el concierto para violín, Bego. Te lo buscaré. A ver si llega esa primavera...con su sol y sus flores!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. beethoven tuvo mucha suerte

    ResponderEliminar
  10. ooh pero es para piano :( yo toco el violín jejeje.

    ResponderEliminar