miércoles, 2 de diciembre de 2009

OTRA HISTORIA SUBURBANA O "LA TEORÍA DEL ETHOS"


"... Así que esa mañana imaginé que el metro era un monstruo mitológico, ya digo, con un estómago tan grande que necesitaba una boca en cada barrio para calmar su sed......me hice a la idea de que era una croqueta de jamón y me dejé devorar por la boca de Canillejas a las siete...."

Cómo evitar un terremoto (Cuentos a la intemperie)
Juan José Millás

Tras visitar los de Washington y Madrid, pararemos también en el metro de Estocolmo (que no está nada mal para tocar) para mostraros otro experimento, mas curioso si cabe, sobre la fascinación del sonido, su influencia y su poder de atracción.
Desde los pitagóricos, todos los grandes filósofos de la historia han teorizado a propósito del sonido y de la música. Los griegos desarrollaron lo que se ha llamado doctrina del ethos, según la cual, la música era una fuerza que podía afectar al universo y producir determinados efectos sobre la voluntad del individuo. Fue Platón el principal representante de la concepción ética de la música (La República , 380 a.de.C.).
También Aristóteles, en su Política , al hablar de la mimesis , explica la forma en que la música obra sobre la voluntad, puesto que imita las pasiones y los estados del alma; en consecuencia la música noble, ennoblece y la música innoble despierta pasiones innobles.

Como vemos, tanto Platón como Aristóteles estaban de acuerdo en que para lograr personas "justas" era necesario un sistema de educación pública cuyos dos elementos principales fuesen la gimnasia y la música, la primera para la disciplina del cuerpo, y la segunda para la de la mente, manteniendo siempre un equilibrio entre ambos.

Quizás participaban de la misma idea los que decidieron instalar estas escaleras sonoras en una boca de metro de Estocolmo. Es curioso el poder de atracción de los peldaños-tecla sobre los transeúntes; la escalerilla mecánica aparece abandonada y el esfuerzo parace merecer la pena cuando se obtiene algo grato...no importa la cacofonía resultante.
¿Acaso se trata de una nueva medida para promover costumbres saludables?
Observad con atención, no tiene desperdicio.

6 comentarios:

  1. Yo no haría otra cosa que subir y bajar...¡Lo que no se les ocurra a estos suecos!

    ResponderEliminar
  2. Ya te imagino haciendo de las tuyas, Carlota, je, je. Un motivo mas para ir a Suecia. ¡Con lo viajera que tu eres!

    ResponderEliminar
  3. Mmmmmmmm Platon y su "Republica", ¿sabíais, y aunque en algunos pasajes es contradictorio, que Platón fue persuasor de la igualdad de generos?
    ..la simplicidad en la musica infundia a las almas templanza, y en la gimnastica, salud...?

    ResponderEliminar
  4. Para que luego digan; los clásicos siempre están de actualidad ¿verdad Bego?. Conviene releer a los sabios de vez en cuando. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Los escandinavos están de moda y volcados con el arte. Además de las novelas policíacas tienen mucho que decir.

    Querida Lola, el metro recorre tu blog como una ciudad con vida subterránea. Me encanta encontrármelo. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Hojas de limón... creo -como tu- que hay que ejercitarse en buscar la belleza en cualquier lugar; además, como buena peatona, pasé muchas horas en el metro y eso deja huella, je, je. Un beso.

    ResponderEliminar