martes, 13 de marzo de 2012

AQUEL MUSICAL

(Foto: Ab música y más)

A principios del siglo XX se desarrolló en Brodway un tipo de espectáculo - teatro musical o comedia musical - heredero de la opereta decimonónica, que fue ganando adeptos rápidamente. Estas obras en las que la música se convertía en parte sustancial del desarrollo formal y argumental, con canciones y números coreográficos, se constituyen en el origen del cine musical, que reproduciría su modelo en la gran pantalla con unas posibilidades mucho mayores.
Si bien el cine arrollaría con su enorme difusión en todo el mundo, el teatro musical no desapareció nunca , siendo además fuente inspiradora constante de muchos cineastas.

"Aunque a mediados de los años treinta algunos de los compositores de Brodway habían partido hacia Hollywood, el teatro de Brodway todavía era considerado como una fuente de ideas y muchos regresaron de nuevo."
(Emilio Casares Rodicio)

Pues así, continuó en su andadura hasta los años setenta, que es donde nos vamos a situar hoy como respuesta a una de esas "peticiones del oyente" que de vez en cuando recibimos y como complemento al tema que estamos estudiando en 4º.



En Octubre de 1974 llegó al teatro Marquina de Madrid la versión española del musical Godspell - habiendo pasado los filtros debidos, supongo - traducido por José Luis Martín Descalzo y en una adaptación de José María Pemán. La obra original, con música de Stephen Schwartz y libreto de John Michael Tebelak había sido estrenada en 1971 en Brodway y se basaba en algunas de las parábolas del Evangelio según San Mateo.

Fue un éxito.

El propio José Luis Martín Descalzo se expresaba en estos términos:

"Entre el escándalo de los menos y el entusiasmo de los más, cada tarde el escenario del Teatro Marquina asiste asombrado a algo pocas o ninguna vez visto en nuestro país: el fenómeno de un joven grupo de actores-cantantes que embarcan en sus juegos y cantos a una sala entera que ríe, canta y palmotea con ellos"...."Así, mezclando locura, diversión y juventud han conseguido Tebelak y Schwartz ese prodigio de fantasía que es Godspell. Si a ello se añade el hecho de que en España se ha encontrado una "troupe" tan juvenil, tan viva, tan fantasiosa, tan afortunadamente enloquecida como la propia obra, se entenderá muy bien ese milagro de comunicación que sus voces y sus canciones consiguen todas las tardes"


Pues esa enloquecida troupe estaba formada por: Pilar Barrera, Nicolás Dueñas, Carlos García, Mara Goyanes, Maribel Lázaro, Nene Morales, Pep Munne, Carlos Piñeiro, Juan Ribó e Inma de Sanz. Les acompañaban Enrique Peiro al piano, José María Guzmán en la guitarra y el bajo y Robert Patrick en la batería. Hoy muchos de ellos son actores consagrados a los que admiramos profundamente.
Algunos - adolescentes entonces - asistimos asombrados a un espectáculo que nos dejó honda huella, en el que no había trucos, ni sofisticados medios, ni recursos digitales que modificasen el sonido ni las voces y que estaba muy, pero que muy lejos, de la zarzuela y de la revista.

Aquí, la carátula del disco LP editado entonces.


Y a continuación, algunos de los números - los que he podido encontrar en la red - de aquella grabación:


Todo acaba bien




Ven a salvar tu pueblo




¿A dónde vas?




Preparad el camino al Señor


No os perdáis la reseña y la crítica en la prensa de entonces, que calificó el estreno de "éxito clamoroso":




Para más información os recomiendo estos enlaces:

(todomusicales.com): Godspell

8 comentarios:

  1. LolaMU:
    QUe vuelta tan brusca al pasado. Parece de una inocencia y un candor hasta desquiciante. A mí nunca me han gustado los musicales traducidos. Si quieren que me lo subtitulen o lo que sea, pero escuchar cantar en castellano me chirría, igual que no me imagino traducida la Traviatta o La Verbena de la Paloma.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, Enrique; eso era lo que había ¿no? A mí, con doce años que tenía, me pareció maravilloso un espectáculo con batería y música pop (hasta entonces solo había visto en vivo Doña Francisquita). Está claro que hoy no me parece lo mismo; nunca me había parado a pensar en cómo era aquel momento: la adaptación de la obra, la prensa...no sé. Para bien y para mal, ha pasado demasiado tiempo.
      Muchos besos ¡y que vivan las versiones originales!

      Eliminar
  2. Yo no recuerdo el musical ni su estreno ni nada, aunque sí algunas canciones. Me hace gracia lo de "El escándalo de los menos y el entusiasmo de los más"...Como bien dices, ha pasado el tiempo, LolaMu (Y nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos... ;D)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tú eras (y eres, je, je) mas pequeñita, mi Carlota. Tienes mucha razón; ya no somos aquellos. Muchos besos :D

      Eliminar
  3. Soy uno de esos adolescentes que quedó fascinado con el musical Godspell, Lola (como sabes, soy algo mayor que tú y parezco mucho más). Lo vi con mis compañeros de Colegio, en uno de nuestros viajes a la capital desde el sur del sur. A mí me encantó, y todavía me gusta igual (con lo que se puede pensar que no he evolucionado demasiado; lo cual, sin embargo, no me preocupa en absoluto). Todavía conservo el poster (o cartel) que compré en el Teatro Marquina, y que me acompañó durante toda la carrera; así como una cinta de "cassette" que, la verdad, no sé si aún se escucha...
    Jesucristo Superstar, la película, no la versión de Camilo, la vi en Santander, por la misma época y con los mismos compañeros...
    ¡Qué buenos recuerdos, amiga!
    Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo conservo el LP, Francisco; de ahí he sacado las fotos. Al hacer esta entrada he descubierto que me sabía todavía las canciones, jeje. Jesucristo Superstar fue otro impacto; también conservo el disco y estoy casi segura de que me sabría todas las canciones. Aquellos fueron unos años muy intensos - como corresponde a la edad, claro - y muy felices; al menos en mi caso.
      Muchos besos desde el norte de tu sur.

      Eliminar
  4. Magnífica entrada, muy completa y como nos tienes acostumbrados, con información, imágenes y piezas que ilustran a la maravilla tu trabajo, reflexiones y ahora también nostalgia adolescente.
    No soy fan de los musicales ni en cine ni en teatro, aunque tengo amigos cuyas hijas hacen un trabajo estupendo en este género. Pero ahora que hablan de nostalgia recordé que mi hija Hipatia actuó en la versión estudiantil de Godspell, para celebrar el final de la primaria, de eso hace la friolera de once años, aunque ahora que recuerdo, las canciones las interpretaron en inglés.
    Va un abrazo muy cariñoso, querida y joven amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Eugenia; lo cierto es que Godspell alcanzó muchísima fama en todas partes, tanto por su música como por su temática. También aquí se han hecho versiones estudiantiles o juveniles en colegios..., aunque no sé en qué idioma, francamente.
      Me ha hecho gracia - e ilusión, he de confesarlo - eso de "joven amiga", je, je.
      También yo te envío un abrazo con todo cariño, joven amiga.

      Eliminar