miércoles, 24 de agosto de 2011

MÚSICA...¿PARA DORMIR?




Amor dormido (Il Volterrano). Fresco del Palacio Pitti)







"El médico japonés Takuro Endo, que se ha especializado en la neurociencia del sueño, asegura que existen tres categorías musicales: melodías que "encienden nuestra imaginación"; canciones relajantes; y música que, escuchada durante diez minutos, reduce la velocidad de nuestro cerebro hasta llevarnos a la inconsciencia."

(Música para dormir: revista Muy interesante)


Vemos que constantemente se realizan estudios a propósito del efecto de la música sobre el descanso y el sueño. Precisamente con ese fin parece que fue compuesta la obra que vamos a escuchar hoy, o al menos así nos lo cuenta Johann Nikolaus Forkel, el primer biógrafo de Juan Sebastián Bach, aunque en la actualidad resulte más que dudosa la historia.
Según Forkel, el Conde Hermann Carl von Keyserlingk, que padecía de insomnio, encargó al compositor una obra musical; esta sería interpretada por el joven y más que diestro clavecinista de su corte, Johann Gottlieb Goldberg (de ahí su nombre), bien para favorecer su descanso bien para entretener sus horas de vigilia. El hecho es que ahí están las Variaciones Goldberg.


Antes de continuar recordemos que el tema con variaciones consiste básicamente en la presentación inicial de un tema musical que se modifica, adorna y transforma en sucesivas interpretaciones, pero siempre respetando la armonía original.

En las Variaciones Goldberg, el tema inicial es una aria (zarabanda = danza lenta de origen renacentista), famosísima como podréis suponer, a partir de la que se desarrollan treinta variaciones compuestas sobre el bajo (la melodía más grave, que podéis observar en el enlace). Se publicaron en 1742 como parte del Clavierübung (Ejercicios para teclado). Las variaciones, armónicas y del más puro estilo contrapuntístico (prometo explicar el "contrapunto" próximamente), se agrupan de tres en tres siendo la última de cada grupo un canon. Analizada la obra encontramos una perfecta estructuración con piezas de gran complejidad; una obra magníficamente organizada en las que los números y la simetría nos sorprenden a cada paso.


Escuchemos en primer lugar la maravillosa Aria inicial interpretada al clave - instrumento original para el que fue compuesta - por Pierre Hantaï.




Aquí podemos escuchar hasta la séptima variación en la mítica interpretación de Glenn Gould, un genio del piano.




Esta obra también ha sido utilizada en el cine; veamos dos ejemplos de ello; dos famosas películas a cuyos no menos famosos protagonistas les encanta Bach. En este primer e inquietante vídeo puede escucharse el Aria inicial.




En estos otros, "si sois pacientes", podréis reconocer el aria (primer vídeo) y la primera de las variaciones (segundo vídeo). Escuchad atentamente.







La obra completa la tenéis en este programa de rtve del que ya somos habituales: Los imprescindibles.
Y para los más recalcitrantes enlazo también, de Té para tres (otro programa radiofónico), el titulado "Las mil y una Variaciones Goldberg", donde podemos escucharlas en distintas versiones: para clave (con Gustav Leonhardt, al que ya conocéis), piano (Glenn Gould), órgano (Erik Feller), arpa (KatrinFinch) y trío de cuerda (Dimitri Sitkovetski).


Como podéis ver, hay títulos aparentemente anecdóticos e intrascendentes que sin embargo esconden tras de sí obras extraordinarias y fascinantes, misterios insondables; dicen que las apariencias engañan y esto es lo que sucede con las famosas Variaciones .

Espero que lo disfrutéis


Para más información, estos enlaces:

Las Variaciones Goldberg y los números (Artículo de Pablo Ruibal Armesto)
Artículo de Wikipedia

domingo, 14 de agosto de 2011

NUESTRA CANCIÓN DEL VERANO


....sube la gente contenta a la fiesta del patrono....



Y la gente por el prado
no dejará de bailar
mientras se escuche una gaita
o haya sidra en el lagar...






Así fue: evocador, auténtico y precioso.

Bañugues (Asturias)

Fotos: Ab música y más

miércoles, 3 de agosto de 2011

INCISO REFLEXIVO



Resulta que lo que muchos califican de "veranito fresco" no lo está siendo en absoluto en el ámbito de la enseñanza pública madrileña.
A estas alturas ya todos lo sabemos: aumento de horas de trabajo y reducciones salariales, instrucciones para el inicio del curso que implican recortes en los cupos de profesores y reducciones de plantillas en los centros....medidas, en fin, que deterioran gravemente el sistema de educación pública, cualquier persona con criterio y dos dedos de frente lo sabe.

No solo protestamos por tener que trabajar más; eso ya lo estamos haciendo y además, cobrando menos que antes; protestamos por el retroceso al que asistimos, que perjudica de manera flagrante, creo, a los alumnos de la pública, por mucho que los profesores con conciencia nos machaquemos y nos dejemos el pellejo, el tiempo y las energías.
Nuestro trabajo, invisible a los ojos de los necios, claro, es un trabajo duro y sobre todo trascendente, muy trascendente. Es un trabajo, sin embargo, que a pocos parece importar, minusvalorado, incluso despreciado y obviamente desprestigiado. La situación es triste, pero ésto es lo que tenemos, a eso conducen las medidas y los recortes económicos que laceran y perjudican nuestra enseñanza, la pública, la de todos, esa a la que cualquier alumno tiene derecho y ante cuyos resultados se rasgan las vestiduras los analistas y los hipócritas.

Decir que el sistema educativo de un país es claro indicador de su desarrollo, es una obviedad y supongo que casi todo el mundo compartirá esa opinión. En Ab música y más creemos firmemente en la enseñanza pública; en ella trabajamos desde hace ya veinticinco años y en ella, por supuesto, estudian y han estudiado nuestros hijos, que, como tantos otros, han entrado en sus respectivas facultades con la cabeza tan alta como su nivel de formación y como sus notas.
Pero las medidas que se toman parecen ir encaminadas a su deterioro; esa es, al menos, la impresión que nos causan; parece que no interesa una educación de calidad, que no interesa una educación para todos; estamos en el camino hacia una sociedad aborregada e indocta y se nos olvida que, a más ignorancia más fácil manipulación.


En fin; aunque esto dé para un Réquiem, desde luego, no caeremos en las lamentaciones por muy desesperanzados que estemos (que no lo estamos en Madrid, al contrario).


Animémonos y luchemos firmes como el árbol junto al río, con optimismo y con energías renovadas tras nuestras "demasiado largas" vacaciones (pero qué mala es la envidia) sin olvidarnos de mirar siempre el lado luminoso de la vida.





Enlace de MUCHO INTERÉS en el que TODO está divinamente explicado:

EN DEFENSA DE LA ESCUELA PÚBLICA