martes, 4 de mayo de 2010

"ESTA MAÑANA CAMINÉ POR EL CAMPO"

(Procedencia de la imagen)
Esta mañana caminé por el campo (Ging heut morgen übers feld) es el título de la segunda canción perteneciente al ciclo Canciones de un caminante (Lieder eines fahrenden Gesellen, 1833) del compositor austríaco Gustav Mahler. Éste, autor también de los textos, hubiera cumplido ciento cincuenta años el 7 de julio. Estamos pues, ante otro importante aniversario que se celebra en 2010.


Mahler, el último de los grandes románticos, fue ante todo un lírico - como dice Joseph Machlis - que cultivó especialmente la canción y la sinfonía, dotando a esta última del lirismo cantabile de la primera.
Vivió en aquella Viena finisecular en la que bullían las inquietudes artísticas y los deseos de cambio, y en la que surgiría un importante movimiento de reacción contra lo académico llamado Secession.

Muchos - allegados, filósofos y estudiosos - han escrito sobre su vida, su música y su interesante personalidad, en la que sobresalen una amarga conciencia de lo transitorio de la vida y una desesperada nostalgia ante lo efímero (Massimo Mila). Aunque él no se propuso una ruptura con la tradición musical, sí fue precursor de la música moderna en aspectos como el timbre, la orquestación o el tratamiento de la tonalidad -a la que nunca renunció- ganándose el respeto y la admiración, nada menos que de Schönberg.


Nosotros, por nuestra parte, nos disponemos a escuchar una muestra de su obra: la canción que da título a esta entrada, que además, nos servirá de ejemplo para mostrar la relación temática que existe entre algunas canciones de Mahler y sus sinfonías.
Como en otras ocasiones, traigo dos versiones. La primera, para mezzosoprano (Frederica von Stade), está ilustrada con imágenes de la obra del pintor Gustav Klimt (el otro gran Gustav, presidente de la secession y que nos visitó no hace tanto) y ¡es absolutamente impresionante!


La segunda versión la interpreta el barítono Hermann Prey; así podéis ver la diferencia sin que yo tenga que renunciar a ninguna.


Una vez que hayáis escuchado el lied y os hayáis quedado con su melodía, os será fácil reconocerla en la última de las grabaciones: un fragmento correspondiente al primer movimiento de la sinfonía nº 1 (1888), también llamada Titán, que dirige magistralmente Leonard Bernstein (West side story ¿os acordáis?). Habréis de tener paciencia , al menos, hasta el cuarto minuto.

Pues aquí os dejo, con esta melodía maravillosa y llena de energía; espero que la disfrutéis.



Fuentes: Joseph Machlis. Introducción a la música contemporánea. Ed. Marymar. Buenos Aires
Massimo Mila. Breve historia de la música. Ed. Península. Barcelona.

16 comentarios:

  1. No te puedes hacer idea, Betty. Gracias por escucharlas.

    ResponderEliminar
  2. jaja de nada! gracias a ti por ponerlas...

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado lo que he oido, pero no pude escuchar el video de la mezzosoprano, no consigo conectar.

    Ah, y, por favor Lola explicame qué es el lirismo cantabile.
    Mil gracias

    ResponderEliminar
  4. Perdona Bego; con lirismo "cantabile" me refiero al lirismo propio de la poesía y de las canciones de Mahler (escribió también los textos), que impregna también sus sinfonías. He querido decir algo así como lirismo vocal, cantable; quizás no utilicé bién el término, pero.... quedaba tan chulo...je, je.

    El problema del enlace ya está arreglado. ¡No te lo pierdas!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Yo te diría lo de siempre ¿Mahler? ¡Mi favorito! Pero es que ya es mucho favorito, pero me encanta. Me lo descubrió en parte Muerte en Venecia lo sigo oyendo regularmente, en especial Titán y la canción de la tierra. Es que por lo que veo, a mí me gusta todo. Y lo disfruto mucho. Cuanto envidio a los niños ahora que les enseñáis y les guiáis para oir la música.

    ResponderEliminar
  6. Gustav Mahler es el iniciador del Lied contemporáneo y autor de unos 50 Lieder, la mayoría en ciclos, para voz con piano o acompañamiento orquestal –donde consigue sus mayores logros–, sin contar los integrados en sus sinfonías. ¡Maravilloso!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Enrique: en un principio pensé en poner el adagietto (con el vaporetto je, je..), pero finalmente he preferido mostrar este tema musical en sus dos vertientes. Oye, tu sigue disfrutando con todos, claro que sí, eso es lo que hay que hacer ¿no?; en cuanto a los niños...ya sabes, no siempre se dejan enseñar.

    ResponderEliminar
  8. Sí que es maravilloso, José Manuel; su lado romántico es el que más llega a los alumnos, muy sensibles a estas edades...
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  9. Mil gracias a ti Lola, siempre es una maravilla poder dirigirse a la "fuente" para que te enseñe lo que quieres aprender

    ResponderEliminar
  10. Pues yo no he caminado esta mañana por el campo precisamente -ya me hubiera gustado, ya-, pero al menos, escuchar estas canciones de Mahler, me hacen creer que sí... Es difícil elegir, pero hoy me quedo con la mezzo. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Estimada Lola:
    He entrado en su blog desde el de nuestro amigo José Manuel Brea "Medicina y Melodía". He entrado y, si me lo permite, me tengo que quedar.
    Soy un simple aficionado a la MÚSICA, y aquí puedo aprender mucho. En verdad, me ha perecido "algo" cercano al "Paraíso"...
    Gracias por su labor.

    ResponderEliminar
  12. Es que... menuda voz y menudo montaje bonito, Carlota ¡Cuánto artista hay por ahí haciendo preciosidades ¿verdad?! Y cómo transmite la música tantas cosas. En fin...
    Un beso, compañera.

    ResponderEliminar
  13. Gracias a ti por tus palabras, Francisco - si me permites el tuteo - y bienvenido a Ab música; estoy encantada de que te quedes. Aunque no he podido visitar (todavía) "Tiempo para la memoria" con mucho detenimiento , ya he visto que de simple aficionado...nada. En cuanto a lo de las "labores", me quito el sombrero ante la vuestra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar