jueves, 7 de enero de 2010

ES LA HORA DEL CAFÉ

Hará la par de las Naciones Unidas de Semanas, Leia en UN Periódico dominical ONU curioso article Sobre el café y La Enorme afición Que, según rubro de Parece, TENEMOS Los Espanoles una tomarlo. Esa afición, Extendida Por Europa Durante el s. XVII, Es El Tema De Una de las escasas Obras cómicas del gran Juan Sebastián Bach (1685-1750), Hablamos de La cantata del café BWV 211 .



La cantata - forma vocal del Barroco en La Que, Como en la ópera, encontramos solistas y coros Con acompañamiento internacional instrumentales y en La que se sucedían arias y recitativos - FUE muy Cultivada, Sobre Todo en el Ámbito religioso, Por Todos Los Compositores, Pero particularmente Por JS Bach Que compuso mas de Doscientas. Las cantata, Como el oratorio, No Se escenificaba Y por tanto he aquí Cuenta Con Un narrador que canta el Argumento. De aunque En Su Religiosas fuerón Mayoría, Hoy Veremos Que also Las profanas HUBO.
Se Trata De Una deliciosa y simpática sátira costumbrista Sobre el vicio del café en Una Familia Burguesa y Viene una contarnos la Historia de una Rebelión, la de Do Protagonista Femenina, La Joven Lieschen, Que Desafía la Autoridad Paterna - en sociedad Una acostumbrada Poco a Ello - defensor párr Su afición al café. Schlendrian, padre su, muy disgustado, Amenaza Con privarla de TODO, inclusó de Marido, si no renun un Do "cafemanía".

El aria nº 4 en La Que Lieschen alaba las bondades del café y DeCLARA Do pasión, cominenza Con Una Delicada melodía en la flauta travesera Que LUEGO retomará La Voz estafa Igual delicadeza; apreciad La Elegancia, la frivolidad y la vehemencia Hechas Música.

¡Ah! El dulce sabor del café
es delicioso Más Que Mil Besos
y Más suave Que El moscatel.

¡Café, café, Es Lo Que Necesito
y complacerme si Alguien Quiere,
Que me ofrezca cafetería!


Enlazamos here el libreto traducido (el texto original, es en Alemán); os de aunque parezca trivial, ved y escuchad Como La Música de la ONU Gran Maestro Florerias engrandecer y dignificar Hasta lo mas intrascendente.
Os recomiendo a also Todos, la lectura del precioso Ensayo de Domingo del Campo (de Quien él Tomado de La Traducción del aria) Sobre this obra bronceado en particular; os sorprenderá.

Pues Escuchemos; Nada Mejor Que Un Cafe Para La Resaca de las Fiestas.


8 comentarios:

  1. Está genial "...si tres tazas no puedo tomarme me convertire en un leño seco...".

    Buen café.
    Por cierto no pude enlazar a Domingo del Campo, o se si es de mi ordenador. ¿me lo miras?

    Y buen regreso a la normalidad

    ResponderEliminar
  2. Sí; está genial, además es asequible y cortita. El enlace me está dando problemas pero es éste: www.opusmusica.com/016/cafe.html.
    Gracias Bego; muchos besitos.

    ResponderEliminar
  3. Lolamu , me encantó la cantata del café.

    ResponderEliminar
  4. Gracias anónimo, merece la pena escucharla completa, es preciosa, como todo Bach.

    ResponderEliminar
  5. Una delicia la cantata que nos enseñas, tanto como el maravilloso café: una vez le dije a nuestro compañero Plácido que una de las cosas por las que merece la pena pasar por este mundo -mira tú qué frivolidad- es por el olor a café ...y no veas las veces que me lo recuerda (A eso de las 11, más o menos) Y de intrandescente nada: no hay más recordar las "Odas elementales" de Pablo Neruda para valorar donde están los ¿pequeños? placeres de la vida. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Sin duda, la humanidad de Neruda es tan grande como la de Bach; lástima que a algunos les sea tan difícil apreciar las pequeñas-grandes maravillas que nos ofrece lo cotidiano ¿verdad? Afortunadamente, Carlota, a otros muchos no nos ocurre eso y comprobamos cada día que ¿el café? nos ayuda a ser algo mas felices, je ,je.
    Besos.
    Por cierto; me has tentado con Neruda...Pensaré en algo

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué cosa tan bonita! Cuando entro en tu blog y veo los comentarios tan acertados como eruditos, tengo la sensación de estar en una plaza en la que están pasando un montón de cosas a mi alrededor y yo no puedo verlas todas por mucho que gire la cabeza para todas partes.
    Un saludo y ... ¿un café?

    ResponderEliminar
  8. Lo que a mí me parece bonito es que me animéis así, Enrique; a veces tengo la sensación de repetirme o de ser pesada con "tanto clásico", pero, con comentarios como el tuyo, recuerdo esas palabras tan acertadas acerca de la sensibilidad, que me decías en tu blog. Yo también creo que la sensibilidad abre muchas puertas.
    ¡Gracias por saltar a este ruedo!
    El café, cuando quieras.

    ResponderEliminar